Crítico y propositivo

¿Cómo generar y acrecentar un sano espíritu crítico, que no se conforme con el análisis de lo bueno y malo de las situaciones e interpretaciones, sino que propone una crítica constructiva, que busca soluciones concretas y viables para corregir lo malo y mejorar lo bueno?

Primero ¿cómo generar ese espíritu de búsqueda?

El hombre tiene una sed insaciable por conocer TODAS las cosas que le rodean, con sus respectivas causas y consecuencias. La Filosofía busca la respuesta a las cuestiones fundamentales que el hombre se hace. La Filosofía educa porque habitúa a razonar con la propia cabeza, pero al formar la propia opinión, es necesario leer y escuchar a los otros. La Filosofía no se apoya sobre ningún fundamento dogmático, sino que procede de su indagación, anteponiendo al juicio de la razón todas las afirmaciones y supuestos, sin aceptar ninguna ciegamente. Todo hombre es por naturaleza filósofo. Todos se hacen preguntas, pero pocos son los que procuran responderlas. La Verdad es inmutable y perenne, pero inabarcable e inagotable. El progreso de la Filosofía existe, pero no consiste en empezar de cero, sino en profundizar la verdad adquirida y buscar nuevas verdades.

Segundo, ¿cómo generar ese sano espíritu crítico, que no se conforme con el análisis de las situaciones, sino que propone una crítica constructiva, que busca soluciones concretas y viables para corregir lo malo y mejorar lo bueno?

La crítica barata, fácil y superficial, que está movida por la pasión desordenada, inexperiencia, irreflexión, mediocridad e incoherencia no lleva a ningún sitio (sin embargo, es lo que frecuentemente vemos en los debates políticos, económicos y religiosos). La verdadera actitud crítica exige: poner atención a lo que se ve en clase, abrir los ojos a la realidad y no ser indiferente, estudiar seriamente, reflexionar con profundidad y cuestionarse la posibilidad del cambio. Se debe poner todo el esfuerzo. Aunque se busque a tientas y no se vea del todo claro.

Si verdaderamente se busca la verdad y el bien, que en realidad es lo único que justifica una crítica, se está yendo por el camino correcto. Y para verificarlo no va mal consultar con los que nos guían. Ellos tienen mayor conocimiento y experiencia y nos ayudarán a salir de dudas y nos evitarán gastar tiempo y esfuerzo en cuestiones no tan importantes, para dedicarle a las que sí.

Sin duda una misión titánica, pero dice un libro que es mejor luchar con toda la capacidad que se tenga, aunque sea torpe y limitada, que no hacerlo. Es difícil hacerlo, pero es más difícil no hacerlo (sus consecuencias presentes y futuras serán muy graves).

Cuando se consigue descubrir los granos de verdad en medio de la paja de los distintos autores y corrientes, se va enriqueciendo la propia mentalidad y la propia vida. Un estudio bien hecho nos lleva a comprometernos personal y grupalmente en la búsqueda y consecución no solo de la verdad, sino del bien común. Nos ayudará a descubrir la responsabilidad social que lleva consigo el estudio. Quien capta esta dimensión del estudio, no se contenta con un estudio a medias, pues no quiere dar un servicio a medias. ¿Cómo re-descubrir y contagiar esta dimensión social del estudio?

El estudio de los hechos económicos, políticos e históricos y la interconexión entre ellos nos lleva a implicarnos y comprometernos. El sentido de responsabilidad con la sociedad se acentúa al descubrir que nuestra vida es para servir. “El que no vive para servir, no sirve para vivir” Jorge Mario Bergoglio

“Quisiera exhortaros a un serio compromiso en el estudio, es decir, en la preparación a la vida profesional que habéis elegido, entendiéndola como un servicio al hombre, como un acto de amor a la humanidad.” Karol Wojtyla

“Queridos jóvenes, no vinimos a este mundo a «vegetar», a pasarla cómodamente, a hacer de la vida un sofá que nos adormezca; al contrario, hemos venido a otra cosa, a dejar una huella.  (…) Amigos, hay que animarse a cambiar el sofá por un par de zapatos que te ayuden a caminar por caminos nunca soñados y menos pensados, por caminos que abran nuevos horizontes (…) Podrán decirme: «Padre pero eso no es para todos, sólo es para algunos elegidos». Sí, es verdad, y estos elegidos son todos aquellos que estén dispuestos a compartir su vida con los demás. (…) Ese es el secreto, queridos amigos, que todos estamos llamados a experimentar. Dios espera algo de ti, ¿Han entendido? Dios quiere algo de ti, Dios te espera a ti. Te está invitando a soñar, te quiere hacer ver que el mundo con vos puede ser distinto. Eso sí, si vos no pones lo mejor de vos, el mundo no será distinto. Es un desafío.” Papa Francisco

Pensar en grande, actuar en pequeño. Pero pensar grande, pues “si piensas pequeño, morirás diminuto”. Sé que va a ser difícil pues “nunca se consigue algo a cambio de nada”, pero “todos los logros comienzan con una idea”. No me dejo influir por los que menosprecian a los soñadores, pues todo gran líder ha sido un soñador. Y los líderes son los que forjan los destinos de la historia (obviamente teniendo en cuenta que todo está en los planes de Dios). Los sueños son semillas de realidades, que con el trabajo y la perseverancia se materializarán.

“¿Crees que hay cosas imposibles de lograr? No creas todo lo que piensas, ¡dale RESET a tu vida! El botón RESET significa reiniciar y reinventar todo lo que desees. Es hora de oprimir ese botón, es hora de cambiar los paradigmas que hacen imposible la creación de nuevas ideas. La imaginación es la clave y las emociones el motor que guían tus sueños, úsalos y vive la experiencia de ser un agente de cambio. Una idea, una idea innovadora, retadora y valiosa idea siempre tiene una cualidad única: el peligro. Las ideas peligrosas son las que cambian paradigmas, las que rompen el status quo, son las que convierten a los rebeldes en grandes mentes incapaces de conformarse con su realidad (…) Algunas ideas mueven, otras agitan, pero son las ideas peligrosas las que revolucionan el mundo.” Andrés Roemer

 

Mexicano, universitario y emprendedor que está en búsqueda de soluciones que, poco a poco, puedan mejorar el mundo. En mi blog comparto reflexiones, críticas y propuestas de lo que leo, veo y escucho.

Deja un comentario