3. Democratizar el acceso a medios de comunicación

La transformación democrática de México reclama un cambio de las relaciones entre la sociedad y los medios de comunicación.

Medios_de_comunicación

Propuestas y acciones
Varias han sido las propuestas para modificar la Constitución. Los cambios podrían realizarse a los siguientes artículos: 1º, 2º, 3º, 6º y 28.

1.- Se sugiere concentrar las modificaciones constitucionales en un solo artículo, pero diferenciar conceptual y normativamente el derecho a la información de la libertad de expresión. Así, el artículo sexto concentraría todas la disposiciones constitucionales relativas a la libertad de expresión y de prensa. El séptimo podría estar encabezado por el derecho a la información y regularía lo concerniente a los medios electrónicos. Es, en dado caso, inadmisible que la radio y la televisión, fenómenos cruciales para la democracia y la autonomía del Estado, no merezcan una disposición en la Constitución, tan prolija en la mención de hechos e instituciones de menor entidad.

2.- Creación de organismos constitucionales, autónomos y descentralizados, que regulen el régimen de radio y televisión. En México los dos órganos reguladores de los medios electrónicos y de telecomunicaciones –la Secretaría de Comunicaciones y Transportes y la Comisión Federal de Telecomunicaciones– están dominados por los intereses de las empresas monopólicas. No alientan la competencia sino la concentración. Y su manejo del espectro es discrecional, como si se tratara de una propiedad privada y no de un bien público. Se requiere descentralizar y establecer un límite para que ninguna compañía concentre más del 50 por ciento de las frecuencias de una plaza, en materia de radio, ni más del 25 a 35 por ciento de las frecuencias de televisión, o más del 20 por ciento en redes de telecomunicaciones. Se requiere un órgano constitucional autónomo, independiente del Poder Ejecutivo, responsable del otorgamiento de concesiones y de la administración eficaz del espectro radioeléctrico y de las redes de telecomunicaciones. Esto significa el replanteamiento de la Comisión Federal de Telecomunicaciones.

3.- Incorporar los instrumentos jurídicos internacionales ratificados por México, con el objetivo de armonizar, modernizar y hacer consistente nuestra legislación en la materia con los compromisos adquiridos.

4.- Nueva legislación en la materia que regule el régimen de concesiones, el régimen permisionario, la facultad de otorgarlos, los contenidos y valores, la pluralidad cultural, la digitalización y el avance tecnológico, los derechos de la sociedad, el derecho de réplica, aclaración y rectificación, la radio y televisión públicas y los medios comunitarios e indígenas.

Establecer en la ley figuras como el derecho de réplica y de información sobre asuntos de interés público. Crear una Defensoría del público y de los derechos de la audiencia, encargada de recibir y canalizar consultas, reclamos y denuncias del público de la radio y la televisión. Formar un fondo de fomento para la producción de programas educativos, culturales y de entretenimiento de calidad para niños y adolescentes y jóvenes. Vincular la formación educativa a los contenidos de la televisión. Promover el cine nacional en la televisión abierta y por cable.

Que en la ley se facilite el impulso y se garanticen las condiciones para el funcionamiento de medios comunitarios. Se deben promover radiodifusoras y televisoras locales y regionales que permitan el acceso y el manejo de estos medios a pueblos indígenas, comunidades campesinas, escuelas, universidades y centros de
formación educativa y cultural.

Como parte del derecho a la información y de acceso a las nuevas tecnologías y medios de comunicación, debe garantizar como un derecho ciudadano el acceso universal a la red.

5.- La publicidad oficial debe estar sujeta a regulación. Correlativo a estos temas son las disposiciones que eximen de licitación la publicidad oficial en medios electrónicos, misma que debiera estar sujeta a una regulación transparente, equitativa y orientada a mejorar la calidad de la comunicación.

6.- Permitir nuevas cadenas televisivas. Hay espectro disponible para nuevas señales de televisión abierta y por cable. Se puede plantear un modelo de “televisión en condominio”, como han planteado diversos productores independientes para que se les otorgue una concesión administrada de manera colectiva, o también existe el interés de otros grupos mediáticos privados, con experiencia en el manejo de la televisión (los casos de MVS, Clemente Serna, Alejandro Burillo y otros). Lo ideal sería una televisora con un proyecto de contenidos plural, que garantice un mínimo de 50 por ciento de producción nacional, que le destine el 20 por ciento de sus contenidos a productores independientes, y que no rebasen el 18 por ciento del tiempo de comercialización.

No se trata de expropiar ninguno de los canales privados existentes sino de utilizar de manera democrática el espectro radioeléctrico. Ahora con la digitalización de las señales, existe más espectro para formar no una sino varias cadenas televisivas privadas, así como apoyar y crear auténticos medios públicos.

7.- Que se destine al menos el 10 por ciento de las frecuencias disponibles en radio y televisión para medios audiovisuales independientes y públicos. Se requieren estaciones de televisión universitarias, indígenas, estatales, con consejos audiovisuales ciudadanos, en los que participen organizaciones sociales, educativas y dedicadas al derecho a la información.

8.- Limitar la concentración. Ninguna compañía de televisión o de radio puede concentrar más del 50 por ciento de las frecuencias en una plaza o más del 20 por ciento en redes de telecomunicaciones. En algunos países, como Estados Unidos, el límite de concentración es del 35 por ciento en televisión abierta y en radio concesionada. En
contraste, en México una sola compañía (Televisa) concentra 3,065 Mhz (68 por ciento del espectro) en 228 concesiones de televisión abierta y tiene ya el dominio del 55 por ciento en televisión por cable (a través de sus filiales Cablevisión, Cablemás y TVI) y tiene el 80 por ciento de televisión satelital (a través de Sky). En radio es necesario transformar el oligopolio de 9 familias que concentran el 80 por ciento de las frecuencias de radio. Hay espectro disponible para radio en FM y para la radio digital.

9.- Suprimir la figura de los medios oficiales y de los permisos para crear la figura de los medios públicos que son todos aquellos que presten un servicio no comercial (estaciones gubernamentales, culturales, universitarias, comunitarias, indígenas). Es necesario establecer un estatuto jurídico (una ley propia) para estos medios de servicio social, garantizar su acceso a la pantalla de televisión restringida (este mecanismo se llama must carrier) y garantizarle la posibilidad de dar servicio convergente (el triple play) a través de redes y espectro radioeléctrico.

10.- Establecer tarifas accesibles para los servicios de telefonía fija y celular, para los servicios de Internet en banda ancha, para los servicios de televisión y audio restringido (televisión por cable, televisión satelital, televisión vía inalámbrica). México tiene comparativamente las tarifas más altas de tiempo-aire en telefonía y un alto nivel de concentración en las zonas de mayores ingresos, abandonándose los lugares con menores niveles de ingresos.

11.- Democratizar la producción de contenidos audiovisuales. Esta es la parte medular no sólo de los medios electrónicos sino también de telecomunicaciones. La clave está en garantizar el acceso democrático y establecer porcentajes o “cuotas” de contenidos. Es necesario democratizar la producción de contenidos audiovisuales, para ello es indispensable incorporar en las leyes de Radio y Televisión y de Telecomunicaciones los criterios de must offer y de must carrier en el caso de las señales de televisión abierta para su retransmisión en todas las compañías de televisión restringida. El must offer significa la obligación de todas las compañías de televisión abierta de ofrecer su señal gratuita a todas las demás señales de televisión restringida (por ejemplo, Televisa mata la competencia negándoles el acceso a canal 2 o condicionándolo a la compra de un paquete de canales que le pertenecen). El must carrier es la obligación de que todo concesionario de radio, televisión y telecomunicaciones deba llevar y retransmitir las señales abiertas y gratuitas que se les ofrezcan (por ejemplo, las señales de televisiones universitarias o públicas son bloqueadas en Cablevisión, Sky y otros sistemas). El must offer y el must carrier son tan importantes como la discusión sobre la interconexión entre las compañías telefónicas.

12.- Fomentar los contenidos de calidad, creativos a través de su difusión privilegiada en los medios públicos. Regular el exceso de comercialización existente en la pantalla. Establecer un límite de publicidad expresa (18 a 20 por ciento del tiempo total de transmisión) y regular la publicidad engañosa o los infomerciales (publicidad política o comercial disfrazada de información) tanto en los medios electrónicos como en los cibernéticos.

13.- Reconocer los derechos de las audiencias y sancionar a los infractores.
Estos derechos se pueden delimitar de la siguiente manera:
-derecho a la privacidad (eliminar los programas fraudulentos que hacen negocio con la violación a la intimidad de los ciudadanos).
-derecho de acceso a la información (eliminar el engaño, los infomerciales, la “publicidad encubierta” que se presenta como información, la compra-venta de espacios noticiosos).
-derecho de réplica (es un derecho no sólo para la clase política o empresarial sino para el televidente).
-derechos de la infancia (la UNICEF ha planteado criterios mínimos para regular horarios, establecer porcentajes –un mínimo de 15 por ciento- de contenidos de calidad para los menores de edad).
-derechos a la educación, la salud y la cultura (estos derechos sociales deben incorporarse plenamente en la configuración de los contenidos mediáticos).

14.- Es indispensable eliminar el dispendio de los gobiernos y de las autoridades públicas en medios electrónicos. No es posible que más del 70 por ciento de los gastos en materia de comunicación se destinen a un puñado de medios electrónicos privados y menos que un gobierno gaste más de mil millones de pesos anuales en sus contratos de publicidad con Televisa (como son los casos de Enrique Peña Nieto y el gobierno de Felipe Calderón).

15.- Ley de Equidad Publicitaria. Impulsar a través del gasto público a los medios impresos (revistas, periódicos), cibernéticos, cine y otros que están al margen de la concentración monopólica. El problema de la concentración publicitaria (la televisión
abierta absorbe el 80 por ciento) es uno de los principales problemas.

El documento completo se encuentra aquí.

 

Mexicano, universitario y emprendedor que está en búsqueda de soluciones que, poco a poco, puedan mejorar el mundo. En mi blog comparto reflexiones, críticas y propuestas de lo que leo, veo y escucho.

Deja un comentario