8. Sector energético, palanca del desarrollo nacional

El petróleo al servicio de la Nación
Toda la producción y la transformación de los hidrocarburos deben ponerse al servicio exclusivo de la Nación, como lo ordena nuestra Constitución. La exportación debe ser consistente con las necesidades del país de optimizar el uso de sus recursos en el corto y en el largo plazo, bajo esquemas racionales. Se buscará no exportar ni un solo barril más de petróleo crudo sin valor agregado, ni permitiremos contrato alguno de explotación al margen del espíritu y el mandato expreso y claro de nuestra Constitución.

pemex_cfe

Acciones
1. Restituiremos el cien por ciento de las reservas extraídas cada año, invirtiendo todo lo necesario en exploración, de manera racional.
Mediante la reorientación de las inversiones en Petróleos Mexicanos, habremos de realizar un esfuerzo junto con los técnicos de la paraestatal y del Instituto Mexicano del Petróleo, a fin de incorporar nuevas reservas de hidrocarburos, en el menor plazo posible.

2. Fortaleceremos las actividades sustantivas de Petróleos Mexicanos y el Instituto Mexicano del Petróleo, para erradicar el voraz y antipatriótico exceso de contratación.
El Instituto Mexicano del Petróleo debe volver a jugar un papel importante en la investigación y desarrollo de tecnología y proveedores nacionales. Entre el IMP y PEMEX debe haber una gran y constante sinergia.

El IMP es el formador de los técnicos y científicos que a la larga van a dar a PEMEX un horizonte nuevo de posibilidades tecnológicas. También deben establecerse programas permanentes de investigación y desarrollo con la UNAM y el IPN y otras instituciones públicas de educación superior e investigación, así como con instituciones internacionales dedicadas a la investigación y técnicas aplicadas, para avanzar tanto en el sector de hidrocarburos, como en el desarrollo de las fuentes renovables de energía y el ahorro y el uso eficiente de la energía. Nuestra propuesta es utilizar y potenciar la ingeniería y la ciencia mexicana. Asimismo, el país debe consolidar su sector petrolero, pero también debe ir desarrollando paralelamente, fuentes alternas de energía, que disminuyan la dependencia del consumo de los hidrocarburos, disminuyan los impactos ambientales y promuevan un uso eficiente y racional de los recursos.

En esta perspectiva habrá de canalizarse recursos para la investigación y desarrollo tecnológico de estas fuentes, pero también debe reorientarse la planeación energética, para ir incorporando nuevas fuentes de energía.

Fortalecimiento de la investigación y el desarrollo tecnológico nacional

En los próximos 25 años, la competitividad del sector petrolero mexicano en el ámbito internacional dependerá fundamentalmente de la disponibilidad de tecnología de punta. El desarrollo de capacidad de innovación del sector energético estará determinado por la eficiencia y oportunidad con que incremente, administre y aplique las nuevas tecnologías desarrolladas.

Durante la primera década del siglo XXI es probable que el gas natural alcance una importancia creciente debido a sus propiedades. Se profundizará el uso de gasolina y diesel bajos en azufre, y se incorporarán nuevos combustibles oxigenados.

3. Construiremos tres grandes refinerías para detener la hoy creciente importación de gasolinas, así como las plantas petroquímicas necesarias para reducir drásticamente la importación de estos productos.

En México no se construye una nueva refinería desde 1979, por lo que la capacidad de proceso, que actualmente se ubica en 1 millón 463 mil barriles diarios (mbd) de crudo, se ha estancado en alrededor de los 470 mbd de petrolíferos, con un incremento marginal de alrededor de 30 mbd de gasolina, producto de las reconfiguraciones realizadas en las refinerías de Cadereyta y Madero. Este incremento resultó ínfimo, comparado con la evolución en las ventas de este combustible en los últimos años.

Impacto en la política energética y económica del país

La eliminación de la importación de gasolinas le ahorraría al país aproximadamente 15 mil millones de dólares anuales, cifra que equivale a la mitad de las divisas que en su cúspide llegó a ingresar por exportación de petróleo crudo, y reduciría notablemente el déficit negativo que año con año presenta la balanza comercial del país.

La construcción de cada refinería generaría aproximadamente mil nuevos empleos en la etapa de ingeniería y alrededor de 45 mil en la etapa de construcción. Una vez terminadas, la operación de las tres refinerías requeriría de entre tres y cuatro mil trabajadores.

INDUSTRIA PETROQUÍMICA MEXICANA

De 2006 a 2010 nada ha cambiado en la actividad petroquímica mexicana; es decir, ha
continuado el deterioro general. Hasta el inicio de los años ochenta, la industria petroquímica, tanto estatal como privada, se encontraba en crecimiento. El complejo Morelos, diseñado tiempo atrás, fue inaugurado a mediados de esa década, y fue nuestra última inversión importante en esta industria, dentro de un conjunto de 10 complejos petroquímicos y sus respectivas plantas, a lo largo de las zonas productoras de hidrocarburos del territorio nacional.

4. Otorgaremos prioridad a la investigación y aplicación de fuentes de energía limpias y renovables. Buscaremos menores impactos ambientales de la producción y consumo de la energía.

Las fuentes renovables de energía incluyen la energía solar, la del viento, la geotermia, la hidráulica en pequeña y mediana escala, la biomasa y otras que están en proceso de desarrollo como la de las mareas. Las fuentes renovables de energía tienen la enorme ventaja de estar sustentadas en recursos ilimitados en función de los tiempos humanos, de que sus impactos ambientales son muy menores comparados con el de las fuentes fósiles y la energía nuclear y que los costos de operación son más bajos (pues en la mayoría de los casos el combustible es gratuito).

Sin embargo, algunas fuentes renovables de energía tienen limitaciones respecto a las fuentes fósiles. La energía solar y la del viento, por ejemplo, no están disponibles durante todo el día y su intensidad varía a lo largo del año, por lo que por ejemplo un sistema de generación eléctrica masivo, no puede estar sustentado exclusivamente en estas fuentes. Asimismo, aun cuando las tecnologías han ido reduciendo costos, en la mayoría de los casos tienen costos de inversión más elevados que los de las tecnologías convencionales de generación.

Por esta razón, las fuentes renovables deben considerarse como parte de un sistema energético integral, que sustituyan en un porcentaje significativo a las fuentes fósiles, tanto en la generación de energía eléctrica como en sus usos térmicos como el calentamiento de agua en los sectores residencial, comercial e industrial.

México tiene un potencial enorme de uso de las energías renovables, sin embargo la política de las últimas décadas ha estado orientada al uso del gas natural e incluso del carbón, reduciendo la participación de las fuentes renovables en el consumo primario de energía.

Ningún proyecto de promoción de proyectos de energía renovable puede pasar por encima de los derechos de los propietarios de las tierras, por el contrario, deben ser tomados en cuenta, consultados e incorporados como parte sustantiva del desarrollo de cualquier proyecto energético.

5. Combatiremos a profundidad toda forma de corrupción en Petróleos Mexicanos y en general, en todo el sector.

Desde hace mucho ha sido necesario mejorar la eficiencia administrativa, la transparencia y la rendición de cuentas en PEMEX. Todos los mexicanos sabemos que el principal problema de PEMEX es la corrupción. Tan sólo, baste mencionar los casos del Pemexgate, Juan Camilo Mouriño, Repsol, César Nava y los hermanos Bribiesca. Habremos de constituir un Comité Anti-Corrupción, dentro del Consejo de Administración de PEMEX, con la tarea primordial de combatir y evitar la corrupción dentro de la paraestatal, sobre todo en los contratos.

6. Reforzaremos la Comisión Federal de Electricidad para recuperar la soberanía en esta actividad estratégica para el desarrollo nacional y no otorgaremos ni una concesión más a los particulares.

Nos apegaremos estrictamente a nuestra Constitución que define con claridad, que corresponde exclusivamente a la Nación generar, conducir, transformar, distribuir y abastecer energía eléctrica que tenga por objeto la prestación de servicio público. En esta materia no se otorgarán concesiones a los particulares y la Nación aprovechará los bienes y recursos naturales que se requieran para dichos fines.

En congruencia con nuestro proyecto nacionalista, apoyaremos al Instituto de Investigaciones Eléctricas, con el propósito de que cumpla a cabalidad y eleve su misión de promover la investigación y el desarrollo tecnológico de alta calidad, para la industria eléctrica en México.

7. Aplicaremos un nuevo sistema de tarifas y precios justos y competitivos de combustibles y energía eléctrica, para garantizar el suministro suficiente y eficiente, a consumidores mexicanos.

A partir de los años 40, ya armado con sus dos jóvenes organismos públicos (CFE y PEMEX) –erróneamente llamados empresas-, México inició un ciclo de crecimiento y desarrollo económico sostenido prácticamente hasta los años 80. Para quiénes han estudiado este periodo, no existe duda de que la Política Energética del Estado y su correspondiente Sistema de Precios fueron elementos subsidiarios de la Política Económica General.

De 2001 a 2010, el panismo en el poder ha aumentado en términos reales, los precios promedio de las gasolinas en más de 42%, el del diesel en 71%, el de la electricidad para uso residencial en más de 70%, y el del gas para uso doméstico en 132%.

Integrar un sistema de precios para las transacciones de bienes y servicios de los
organismos del sector.

El sistema de precios de transferencia, además de prometer una supuesta racionalidad, basada en los costos de oportunidad de los bienes y servicios (que sería necesaria en una economía abierta propuesta en el Tratado de Libre Comercio, pero que en rigor excluyó explícitamente a nuestro sector energético), se constituyó como pieza determinante en la estrategia –no completamente consumada– de desintegrar el sector energético.

El sistema de precios de transferencia, impuesto de manera arbitraria durante las últimas dos décadas en nuestro país, no ha cumplido con las supuestas bondades que anunció y requiere ser cambiado.

Diseñar y aplicar una política de tarifas y precios competitivos de bienes y servicios de los organismos del sector.

A diferencia de la situación actual en la que los precios de los hidrocarburos están determinados por el mercado internacional y por ello, son independientes de las decisiones que se adoptan en el sector, una nueva política energética que busque la integración y modernización de los organismos públicos y privados relacionados, requiere de un conjunto de medidas, entre las cuales destaca que los precios deben considerarse en un marco estratégico nacional de largo plazo, y como un instrumento que consolide las actividades de PEMEX para la promoción del desarrollo.

Nuestra propuesta considera una política para implantar los precios de los bienes y servicios energéticos, basada en costos locales de producción y márgenes de operación que permitan la expansión y el sano crecimiento del sector.

Diseñar y desarrollar un esquema de incentivos, a través del sistema de precios, para la inversión en nuevos proyectos productivos del sector.
Los incentivos pueden dirigirse a agentes públicos o privados que constituyen el sector. Para los organismos del sector público, los incentivos tomarán forma, principalmente, a partir del nuevo sistema de precios justos y competitivos.

Conclusión
Necesitamos encaminarnos hacia un nuevo modelo energético que sea base de la verdadera independencia, la cabal soberanía, así como del desarrollo económico y social que merece el pueblo de México. Un modelo respetuoso del medio ambiente y en la perspectiva de futuro impulsando el desarrollo de energías alternativas, limpias y renovables.

 

El documento completo se encuentra aquí.

 

Mexicano, universitario y emprendedor que está en búsqueda de soluciones que, poco a poco, puedan mejorar el mundo. En mi blog comparto reflexiones, críticas y propuestas de lo que leo, veo y escucho.

Deja un comentario