Conclusiones Proyecto de Nación

El Proyecto de Nación 2018-2024 tiene como objetivo principal presentar las propuestas que permitan al Nuevo Gobierno Democrático cambiar el rumbo de México hacia el año 2024 y cumplir la visión de tener un país más justo, más próspero, más inclusivo. El Proyecto de Nación fue elaborado con la participación de más de 200 expertos, quienes colaboraron tanto de manera individual como mediante la integración de equipos interdisciplinarios, a través del país, sobre temas de política y gobierno, economía y desarrollo, educación, cultura y valores, así como desarrollo social.

Se presentaron más de 100 proyectos y programas muy detallados, con su diagnóstico, así como propuestas y líneas de acción muy fundamentadas para su implementación oportuna y concreta. Los proyectos muestran un análisis detallado de las carencias, omisiones y abusos que han tenido las pasadas administraciones en temas estratégicos.

La base del modelo de desarrollo y crecimiento del Nuevo Gobierno Democrático consiste en reasignar adecuadamente el gasto público y ejercerlo de una manera más eficiente y sin corrupción, para que los recursos que pagamos los mexicanos vía impuestos, realmente estén dirigidos a programas sociales y de infraestructura de gran impacto, a elevar la cobertura y calidad de la educación, principalmente la media superior y la superior, dignifiquen a los adultos mayores y sirvan de capital semilla para aquellos proyectos de infraestructura que detonen regiones enteras de nuestro país.

Las principales fuentes de financiamiento de todos los proyectos serán la eliminación de la corrupción y un gobierno austero, así como llevar a cabo hasta sus últimas consecuencias la austeridad republicana. En este sentido, se presentará un presupuesto distinto y su nueva orientación será la reducción del gasto corriente y el incremento en el gasto en inversión pública. Los recursos que se liberen se aplicarán a pocos, pero mejores proyectos. Además, con estos recursos se contribuirá a financiar el desarrollo sin elevar impuestos. Si no se hiciera de esta manera, para financiar el desarrollo se tendría que aumentar la deuda pública, lo cual contribuiría a incrementar los impuestos.

En lo que se refiere al manejo de la política macroeconómica, se reitera el compromiso con la estabilidad, y por eso es importante resaltar el respeto a la autonomía de Banco de México. El centro del programa de gobierno está en el combate a la corrupción y en la austeridad. La austeridad que propone el Nuevo Gobierno Democrático es evitar lujos, derroches y gastos superfluos. En este contexto, se plantea que el Gobierno opere con el 30% de la estructura actual de mando.

Se requieren operar los programas desde los pueblos y comunidades, mediante una Presidencia itinerante que continuamente esté recorriendo el país para obtener la información de las necesidades de la población de primera mano. Por eso importante tener comunicado al país, tanto por carreteras como por telecomunicaciones, poniendo énfasis en ampliar la cobertura de banda ancha en todo México. La visión es llevar a cada región del país hacia el siguiente paso de desarrollo, dependiendo de las fortalezas de cada región.

La fuente de ventaja competitiva de los países viene por el desarrollo del conocimiento, en las llamadas industrias del futuro (tecnologías de la información, biotecnología, robótica, energías renovables, etc.) y, en México, se ha seguido el modelo de un país maquilador. Es necesario transitar hacia esa nueva realidad, en paralelo con un sistema educativo que primero asegure a los jóvenes la oportunidad de estudiar, con las competencias y habilidades requeridas. México requiere ser un país creativo donde la innovación tome un papel central para el desarrollo y el cambio. También es necesario generar una nueva Política Industrial y Tecnológica que auténticamente estimule el crecimiento del país y se concentre en los sectores de mayor crecimiento y potencial, para compensar la muy segura pérdida de empleos en las industrias tradicionales.

El Proyecto de Nación plantea estrategias para recuperar la autosuficiencia energética y alimentaria, con el objeto de reducir la vulnerabilidad que ha tenido la economía mexicana ante cambios geopolíticos importantes, como fue el resultado de la elección en los Estados Unidos. En el Proyecto de Nación se explica de manera clara y fundamentada, que la construcción del proyecto del Nuevo Aeropuerto de la Ciudad de México no es viable ni técnica ni económicamente, por lo cual se presenta una propuesta alternativa.

El Nuevo Gobierno Democrático no se opone a mejorar el acceso y la calidad de los servicios aeroportuarios en el Valle de México. Hay que destacar que el costo de mantenimiento que implica el nuevo proyecto del aeropuerto, debido a las condiciones del suelo, va a superar a los ingresos por Derechos de Uso Aeroportuarios, que son los que están respaldando los bonos que se han emitido para financiar su construcción, lo que no es justo para la nación ni para las generaciones futuras, porque sería ubicarse en la antesala de otro gran rescate con dinero público por parte del Estado.

Los sismos que sacudieron a la Ciudad de México y a los estados de Oaxaca, Chiapas, Puebla, Morelos, y México, abren el debate sobre la necesidad de la descentralización del gobierno federal hacia todas las entidades de la federación, dependiendo de la vocación productiva de cada una de ellas, por lo cual este será uno de los criterios para la reubicación de las dependencias gubernamentales.

En el caso de la minería, se requiere que se desarrolle, pero cuidando el medio ambiente y exigiendo a los inversionistas internacionales condiciones laborales y ambientales semejantes a las que se cumplen en sus países de origen.

En el ámbito urbano es imperativo dar soporte a los programas de atención a las colonias populares y los programas de vivienda, garantizando siempre la seguridad en la tenencia de la tierra. En el ámbito cultural, se va a convertir los Pinos en un centro de cultura y museos, dada su cercanía con Chapultepec.

En el sector financiero, se propone convertir a la banca de desarrollo en un motor para el financiamiento de empresas pequeñas, medianas y de reciente creación, y que reduzca el fondeo para las grandes empresas del país.

Una de las directrices que se envió al momento de presentar los proyectos dentro del Proyecto de Nación 2018-2024 fue proponer pocas reformas legislativas. El Nuevo Gobierno Democrático no será rehén del poder legislativo, que se ha convertido en un mercado de favores y chantajes. Se van a hacer pocas reformas, pero necesarias, y principalmente con las que tengan que ver con el ataque a la corrupción.

El Proyecto de Nación considera propone el tema de la Guardia Nacional para reforzar la seguridad del país. La política sobre el retiro del Ejército de las calles no se hará de manera inmediata. En cuanto se refiere a los proyectos de seguridad, es muy importante la coordinación dentro del Nuevo Gobierno Democrático, para presentar un programa integral en donde se relacione Política-Seguridad-DesarrolloSocial-Desarrollo Económico.

El Nuevo Gobierno Democrático respetará siempre el Estado de Derecho. Lo que hay ahora es estado de cohecho. El respeto al derecho a la propiedad privada es uno de los puntos clave de la propuesta, sobre todo en lo que se refiere al respeto a la tenencia de la tierra. En este sentido es necesario resaltar que funcionarios públicos del sector agrícola han comentado a productores que el Nuevo Gobierno Democrático no respetaría la tenencia de la tierra, lo cual es una manera de sembrar mentira y desinformación en la
población.

La política exterior, no será protagónica. Será prudente. En el Proyecto de Nación se propone una política exterior con autodeterminación y cooperación para el desarrollo. Entre las propuestas que se hacen es convencer a los EUA y Canadá de mejorar las relaciones económicas basadas en el Fomento al Desarrollo para Inversiones Conjuntas.

Con relación al TLC lo ideal sería que se renegociara después de las elecciones, porque podrían presentarse compromisos inadecuados para México si, por las prisas para concluir la renegociación en esta administración, se obtuviera un acuerdo desventajoso para los intereses de México. El TLC no será una camisa de fuerza y se buscará que sirva de impulso al mercado interno.

El tema de la vinculación de los consulados con los migrantes es fundamental para México y requiere atender a los consulados y nombrar a gente con amplia experiencia según lo requiera su lugar de asignación.

En el caso de la educación, hay que garantizar que realmente sea educación para todos; asegurar la cobertura al 100% sin rechazo por parte de las universidades públicas. Es necesario que la educación contribuya a enfrentar y aliviar los problemas de inseguridad y violencia. Se le debe dar la misma importancia a la calidad y a la cobertura educativa. Excluir de la educación a los jóvenes es una de las causas que los empuja a los
caminos antisociales. No es posible que se tengan 300 mil rechazados por año en las universidades públicas. Hay que implementar mecanismos sencillos para desmontar el aparato burocrático que se engulle los recursos fiscales. Hay que apoyarse en la sociedad y mandar los recursos a cada escuela por un comité de alumnos, maestros y padres de familia. Hay que revisar el estatus de las escuelas multigrado. Hay que hacer un inventario de espacios educativos y buscar el complemento de las escuelas de educación privada. En términos filosóficos, es mejor tener becarios que tener sicarios. Se tiene que convencer que la educación es una acción conjunta.

-.-

Todo el Proyecto de Nación 2018-2024 disponible en https://drive.google.com/file/d/11B0aNBuVpHB7GDVXhCKdYvVKw7D7Ta-x

Más información en www.proyecto18.mx

Mexicano, universitario y emprendedor que está en búsqueda de soluciones que, poco a poco, puedan mejorar el mundo. En mi blog comparto reflexiones, críticas y propuestas de lo que leo, veo y escucho.

Deja un comentario